Maqueta

La habilidad de escuchar y adaptarse a las necesidades del cliente son puntos fuertes de FPS. La fase maqueta es una oportunidad única para que los usuarios y diseñadores colaboren.

¿Es realmente necesaria una maqueta?

Algunas empresas consideran que ya han inspeccionado suficientemente bien las necesidades de sus usuarios internos, de manera que no necesitan confirmar el diseño con una maqueta y pueden ahorrar dinero.

Sin embargo, décadas de experiencia han demostrado lo contrario. Las maquetas son decisivas para optimizar la ergonomía, maximizar la facilidad de uso (el reto está en los detalles) y obtener la aceptación de los usuarios finales (porque están asociados con el proceso de diseño). También evita malentendidos que pueden llevar a pequeñas imperfecciones del diseño que costarían tiempo y dinero al resolverse más tarde en el proyecto.  

¿Cuál es el objetivo de la maqueta?

Una maqueta imita el sistema final y ayuda a determinar la colocación óptima de todos los componentes, simula las tareas del proceso y el flujo del producto, así como examina los aspectos no debatidos previamente. 

¿Qué es exactamente una maqueta?

Es una estructura que reproduce fidedignamente la máquina en una escala 1:1 y da una representación física, lo más detallada posible, de cómo será el sistema final. Generalmente, la estructura está hecha de madera. También permite al diseñador y al cliente hacer cambios rápidamente y probar diferentes tipos de mejora durante la revisión de la maqueta.

¿Quién está implicado en la fase de maqueta?

Todo empieza con el estudio ergonómico de FPS, el cual es realizado por un equipo de diseño experto. Esto da como resultado un Plano de Disposición General (GA) que es enviado al cliente. Generalmente, el equipo de proyecto del cliente está formado por ingenieros, usuarios y personal de salud y seguridad. Evalúan el Plano de Disposición General y aportan comentarios. Éstos se integran en un Diseño 3D que es el punto de inicio de la maqueta (véase debajo). 

¿Cuáles son los pasos? 

  • Modelo 3D para el aislador
  • Diseñar la maqueta
  • Construcción de la maqueta
  • Construcción de los componentes internos (o integrar equipos, herramientas, contenedores, etc.)
  • Hacer las ventanas de policarbonato y colocar los puertos de guante
  • Evaluación de la maqueta por parte del cliente y del equipo del proyecto
  • Informe final con los detalles de las conclusiones y soluciones encontradas

¿Qué es la revisión de la maqueta? 

Es una simulación de las tareas rutinarias que el operador realizará dentro del aislador. Para esta simulación se prefiere que se use el equipo de proceso real, herramientas, contenedores, etc., pero, si no están disponibles, FPS los simulará.  

La gran ventaja de hacer una maqueta es permitir que usuarios finales reales realicen las tareas y "jueguen" con el sistema y, después, hablen de manera constructiva sobre cómo son realizadas realmente estas tareas con el aislador. 

¿Dónde se realiza la revisión de la maqueta?

Generalmente, los clientes visitan FPS para realizar la revisión en Italia junto con el director de proyecto, el diseñador y otros miembros del equipo de proyecto. Para aisladores de tamaño pequeño y medio, la estructura puede enviarse a las dependencias del cliente.  Esto permite que la evaluación se realice con el mayor número de usuarios y partes implicadas. En ese caso, algunos miembros de FPS visitarán al cliente y se puede organizar una sesión a distancia con el resto del equipo de proyecto de FPS.

Usar una maqueta puede ayudar realmente a lograr la mejor ergonomía posible y facilidad de uso. Fomenta una fuerte colaboración entre los diseñadores del aislador y los usuarios. El cliente es apoyado y guiado en cada paso por el equipo de proyecto de FPS, el cual, coordinado por el Director de Proyecto, colabora con el cliente para encontrar las mejores soluciones de diseño.